Artículo: el Método Pilates y la diabetes adulta

Escrito por ewe pilates el . Posteado en Uncategorized

    pilat_mat

¿Sabe usted qué  es la diabetes, exactamente?  Cuando a alguien se le diagnostica diabetes adulta, sabemos que “tiene el azúcar alto” y que por prescripción médica se le priva de comer pan o pasteles.  Pero no siempre le damos la importancia que tiene al hecho de que algo no funcione correctamente en nuestro metabolismo, y por la noche nos levantamos para asaltar la despensa, fingiendo un sonambulismo que da preferencia a los bollos y el chocolate.

No es para alarmarse, no tiene por qué ser grave, pero es frecuente escuchar aquello de : “Sí, tengo el azúcar alto, pero yo no soy diabético”… Perdone usted: si su nivel de glucosa (“azúcar”) en sangre se comporta de forma errática, usted ya es, o está a punto de convertirse en diabético.

La diabetes es una disfunción del metabolismo, que se caracteriza por la hiperglucemia. Es decir, los mecanismos encargados de mantener constante la cantidad de glucosa que circula por nuestro torrente sanguíneo ya no funcionan como debieran; asunto que no es trivial porque el control del nivel de glucosa es lo que permite el correcto funcionamiento de otros importantes procesos de nuestro cuerpo. ¿Un par de ejemplos? En el diabético se ven alterados el metabolismo de las grasas o la contracción muscular.

Cuando nos volvemos diabéticos, una de dos, o nuestro páncreas ya no funciona bien, o nos  hemos vuelto insulinorresistentes, que es un término que, aunque suene a rebelde con causa, es un síntoma del envejecimiento de nuestras estructuras metabólicas.

Hay factores que predisponen, con la edad, a volverse diabético. ¿Qué edad es esa? Pues… depende de lo bien o lo mal que manejemos esos factores. Una alimentación irregular, el estrés continuado, la falta de sueño, el abuso del alcohol, la falta de actividad física  o la obesidad son factores que predisponen a envejecer de forma prematura, es decir, a volverse diabético (entre otras cosas). Y la diabetes es una mala compañera, que nos predispone a sufrir con más facilidad otro tipo de infecciones (aquí,una amplia lista, desde el catarro común a otras patologías más serias), problemas oculares (la retina se degrada), obesidad, osteoporosis…

Una buena noticia: si manejamos con inteligencia los factores que predisponen a volverse insulinorresistente, es posible retrasar el envejecimiento de las estructuras. No hace falta volverse un soso, tan sólo volverse más sano en hábitos cotidianos.

Y otra noticia tan buena o mejor que esa: una potente herramienta para mejorar la situación de un diabético, o para mantener su metabolismo sano y no llegar a ser insulinorresistente,  es realizar de forma continuada un programa de actividad física; y en este sentido, el Pilates es una de las mejores elecciones que puede hacer usted.

¿Qué le ofrece el Pilates que no le ofrezcan otros métodos de gimnasia?

En primer lugar, que los parámetros de esfuerzo que va a utilizar en sus entrenamientos de Pilates (es decir, la manera en la que va a utilizar su energía, sus músculos, la forma en que se va a fatigar), se ajusta como un guante a las necesidades energéticas que favorecen la tolerancia a la glucosa, la sensibilidad a la insulina, la activación neuro-motora y la mejora de la composición corporal del cuerpo (es decir, adecuar el nivel de grasa corporal, el nivel de agua corporal y el porcentaje muscular).

Además, el pilates se caracteriza por cuidar y alinear las articulaciones, a través de un trabajo global de elongación axial, o lo que es lo mismo, de realineamiento postural; y las articulaciones son uno de los puntos débiles de una persona que sufre diabetes.

El esfuerzo que se realiza en pilates es de bajo impacto, global e individualizado, algo que toma importancia en el caso de un diabético, ya que al iniciar un programa de actividad física, debe existir una coordinación entre su entrenador, y su médico o nutricionista, puesto que se deben recalcular las calorías a ingerir diariamente.

Más ventajas del método: Se mejora la eficacia respiratoria, lo que redunda en un mejor metabolismo de las grasas (se pierde peso graso) y un uso de la fuerza más eficaz (su calidad  muscular puede aumentar).

En fin, que el Método Pilates no es una panacea, pero sí una útil herramienta para mantener su salud, también en la lucha contra la diabetes. Así que ya sabe: consulte a su médico, busque un buen entrenador… y mime un poquito su páncreas.

"Trackback" Enlace desde tu web.